Páginas

domingo, 24 de abril de 2011

Desvarío aéreo.

El alma se hizo añicos y las ventanas la saludaron. Hoy aprendió que el viento quiere jugar con ella. Y tratando de ponerse en su lugar, pensó que ha de ser desesperante poder sentir al mundo y no recibir afecto alguno.

No hay comentarios: