Páginas

viernes, 15 de abril de 2011

Innoblezas.

En las manos, la seda durmiente. Derrumbando el muro, la realidad hace trizas al muro.. El olor hace trizas al muro.

Baja el águila y pone su mirada en la perla. Sólo ve a su objetivo, sólo quiere arrebatarla de la playa. La humareda y el rocío lo animan.

Mi alma no está ya en mi cuerpo. A la noche recorre las calles para encontrar atolondradamente una razón para no volver. En el día vuelve para acurrucarse en la frustración.

No hay comentarios: