Páginas

miércoles, 27 de abril de 2011

Qué sediento y triste se puede sentir uno al confundir sal con azúcar.

No hay comentarios: