Páginas

jueves, 21 de abril de 2011

Fuera de la jaula.

Me voy de la jaula por unos instantes. El amo la dejó abierta a propósito.
El viento me ayuda a emprender la subida, soy un pájaro con alas cuidadas pero con el alma vieja.
Me acerco paulatinamente hasta los árboles. No me detengo en ellos, tengo que aprovechar la benevolencia.
Sigo subiendo, no veo a mis semejantes. No me sorprende mi soledad.
No vuela nadie conmigo desde hace un tiempo, los demás están atorados, encarcelados.
Quizá no se siente lo suficientemente palomas, siendo canarios.
Quizá ya vuelan muy alto como para alcanzarlos; bien podrían bajar o hacerme subir.
Vuelo hasta alcanzar las nubes, las cuales me acarician.como si realmente quisieran hacerlo.
Es un regocijo encontrar al hombre hecho insecto. Casi no percibo amos potenciales. Tampoco lo quisiera.
Canto silenciosamente, como quien cuida que nadie quiera tirar de la cadena.
Continúo volando, pero ahora bajando, las nubes quedaron arriba mío.
Bajo, tengo la jaula cerca. Ya estoy dentro de ella.
El amo no la cerró y no la cerrará. Por eso vuelvo siempre.

No hay comentarios: