Páginas

sábado, 16 de abril de 2011

El asedio.

Esta noche la soledad ataca en manada..
Con su ejército a cuestas, aparece  brillante.
Su cabello se hace papel y sus piernas, azúcar.
Asedia mi ciudad y consume mis despojos
acompañada de desertores.

Y más tarde, la soledad me ha dejado solo.
Desvanecida, me ha dejado sin rastro del acero.
Se hizo apócope de erradicación.
Bebió de mi acuario hasta robármelo.

No volvió más a mi ciudad.
Sólo tengo el humo y el vidrio.
El agua y el acuario.

No hay comentarios: