Páginas

sábado, 16 de abril de 2011

Juego de la luna

Una jornada de luna plena dio al espejo un matiz furioso. Al verme, vi al más apagado ser humano, traficante de dolores y de pedazos de su propia alma. Escogí unos dados para esta noche, sabiendo que siempre voy a perder mientras juegue con el tiempo. Siempre presente para que la luna pueda dilapidarme, también atrajo al Sol, para que la luna se encandile, pierda estatura y caiga, al final.

No hay comentarios: