Páginas

sábado, 16 de abril de 2011

Un ridículo que baila.

Hay un hombre que mueve las piernas con una gracia similar a la de una pluma mojada. Es probable que jamás vuele. Hace piruetas que terminarían en una tragedia de no ser por la falta de ángulos a su alrededor.

No hay comentarios: