Páginas

lunes, 2 de mayo de 2011

Disparates libres.

La razón duele cuando se pelea con el pulso.
Sólo son dos perdedores asistiendo a mi extravío. 

Hay una plaga que levita en las entrañas del deseo.
El tiempo la torna de rosa a rojo y luego a negro.

No hay comentarios: