Páginas

miércoles, 11 de mayo de 2011

Inconsistente.

La locura me trajo hasta el vaso de esmeralda.
Por colisión de sus intereses y mis deseos
fui atropellado por su boca y mi ser,
para luego ser asistido por recuerdos de limón.

Si su felicidad consiste en especular,
ha hecho entonces un negocio con mi carne.
Y así me transformé en carnero,
mancillado por el yuyo que lo envenena.

No hay comentarios: