Páginas

martes, 12 de julio de 2011

No hay título, se lo llevó el viernes.

Ese bendito y malévolo viernes. Es una estrella que se pierde de vista. Es un perfume, es una flor, un vaso, un cachetazo. Es un gorro y una pantera debajo de aquel. ¡Es lujuria redireccionada!

Y de vez en cuando tomo la lupa para ver la cornisa. Pensando y repensando ¿valdrá la pena estar pensando y repensando, si no digo nada cuando estoy hablando?

1 comentario:

G. Lavender dijo...

Somos lo que pensamos, por eso hay que pensar con más cuidado del que ponemos al hablar todavía.