Páginas

miércoles, 20 de julio de 2011

Recordar haberla.

No hubo manera de evitarlo, hube de recordar haberla.
Estábamos entre tenedores. Entre tenedores, piel y viento.
Desordenábamos ideas con las manos.
Nos arrimábamos, de a ratos, al jardín.
Nos arruinábamos cuerpo a cuerpo.
Hube de recordar haberla soñado, no hubo manera de evitarlo.

No hay comentarios: