Páginas

sábado, 13 de agosto de 2011

Caramelizados sueños


La montaña me espera para jugar a los alpinistas.
En plena acción, le hago algunas preguntas.
"¿Y si fingimos rompernos el alma, tirándonos al césped de este aula?"
"¿Habrá que besarte para acariciar al éter?"
"¿Habrá que desnudarte para poder amarte a tu manera?"