Páginas

viernes, 30 de diciembre de 2011

Puteamos

Puteamos, noble mujer, porque la noche nos apaña en el pasto, nos facilita el movimiento lingüístico.
Puteamos por la jornada que nos tiene atados a la amargura presente, alevosamente.
Puteamos por los ausentes y por los no ausentes.
Puteamos con ganas, con furia, con euforia, con entusiasmo e ira.
Gritamos puteadas a tontas y a locas gracias al porvenir detractor del demonio.
Vituperamos, puteamos a los infelices que nos contagian con su estado existencial.
Puteamos porque cuando lo hacemos, estamos invocando un sinónimo de su nombre.
Puteamos, porque  nos gana el coraje y queremos irnos en un viaje catártico a nuestro lugar de origen.
Puteamos a todos los que nos tiran abajo, a las malas compañías y para quienes no están y deberían estarlo
Y muchas veces, las más, puteámosnos.

(original de un blog viejo mío)