Páginas

sábado, 28 de abril de 2012

Desvarío acuático

Viene a mí el agua y trae consigo la confianza de quien se deja llevar por el bien mayor. En él brilla la luz que regala la Luna, orgullosa de verse reflejada en la más pura y confidente agua de río.

El violín

Encontré un violín sin madre. Llora como un huérfano con padres, porque no quiere más nada para saber. Y la Luna lo trajo hasta mí, buscando de cuerdas y una nota de referencia con la que mitigar su desidia.

miércoles, 25 de abril de 2012

"No me separen de mí", de Crucis

Banda formada en 1974 y disuelta en 1977, es una de esos grupos que no tienen el reconocimiento suficiente, como Psiglo, como Aquelarre, como Tótem y como también Wara. Con una calidad instrumental tremenda, la siguiente pieza pertenece al álbum "Los delirios del mariscal" (1977) y se llama "No me separen de mí".

Aníbal Kerpel en teclados.
Gonzalo Farrugia en batería.
Pino Marrone en guitarra.
Gustavo Montesano en bajo y voz.

Letra
Todos los días de todos los años,
vi todo y todo sigue siendo igual.
Pude llegar hasta aquí, a mi ser
porque nunca, nunca me dejé llevar.
No me separen de mí, nunca más.

No me transmitan sus odios, que todo está bien,
aquí yo tengo libertad.
Con una Luna y un Sol
todo está suficientemente para disfrutar.
No me separen de mí nunca más.

Si alguna vez hube de imaginar para ver la verdad
hoy todo es distinto.
Hoy sólo quiero ver salir el Sol,
con eso soy feliz adentro y afuera.

Apostasía

Lo que antes era mi religión, ahora son meras incongruencias e indecisiones. No hay agua limpia en la que pueda cambiar mi cara por otra que sea impoluta. La realidad golpea con la misma fuerza que utiliza un herrero para moldear una llave. Me pregunto ¿Cómo hacen los que viven de la palabra escrita, para calmar el hambre de sueños?¿Y cómo aguantan la sed, atados a la esclavitud de su propia memoria?

Hundimiento

En un mar de incertidumbre, se avista una balsa. La balsa lo navega, es de bronce y está forrada de teflón, para hundirse, pero impertérrita.

lunes, 16 de abril de 2012

Brisa

Una suave brisa puede aún hacerme volar, soy así de corredizo.
Un poco de sal en tu ropa; un poco de arena en tus manos entreabiertas.

domingo, 15 de abril de 2012

Ad honorem

Se siente y se ve como ir al árbol, en una tarde con la luna presente. Y así es que tu cuerpo no puede consumir, como ocurre con lo que ya es cenizas: se hace irreconocible pero remite a lo que fue.

Y me deja en ascuas, para no dormir y sólo cerrar los ojos. Me convierte en centinela de la memoria.