Páginas

martes, 5 de junio de 2012

Legislatura Libertaria

Le pregunté si quería dormir entre penumbras, porque estoy hecho sombras.

Le propuse un compromiso de almas irrefutable: nunca jamás forzar nada.

Y me fui lejos de la felicidad, porque fui el primero en romper el pacto. No puedo legislar ni mi propia voluntad.

Como le gustan los cuerdos, ya no puedo escuchar guitarras. Y cuando escucho una, quisiera morir entre dientes a la noche, porque la mañana ya me habrá de masticar y no seré yo, sino un carnaval.

No hay comentarios: