Páginas

domingo, 24 de marzo de 2013

El remedio

Si es que sos una grabación de audio, una foto en el escritorio o un cigarrillo que sólo el aire consumió ¿Qué más da? No sos ahora para mí más que un conglomerado de portales que se encuentran en cada esquina.

lunes, 18 de marzo de 2013

Ese colibrí cobijado en vos es verde, tan verde que incluso sugiere romper cadenas.

Ánima

Si ya el tiempo sopló para limar tu cara, haciendo que tus pestañas se pierdan.
Si ya no hay lago que permanezca húmedo y todo se lo haya llevado ese río.
Si ya no puedo reconocer los paisajes frente a los cuales nos congregamos.
Quisiera que ya me dejaras detener la rueda y durmieras entre el heno que quede.

¿Por qué todo es un embudo durante la noche?
¿Se cerró el portal que da con el bosque?
¿O solamente me caí de una corchea?

viernes, 15 de marzo de 2013

Saltando

A vos, estalactita, ¿podría algún hombre de ciudad alcanzarte?. Jamás hemos de ser un pilar. Un sueño sólo hecho realidad para los mineros de la noche. Aquellos siniestros y beligerantes que te tomarán con sus instrumentos para cazar aves petrificadas en pleno vuelo.

lunes, 4 de marzo de 2013

Lunares para el Delirio.

Cruzando mares de hálitos, se va el aire templado de Marzo. Si aprendió a ser aire, es porque no hubo nadie que lo tome cuando todavía se podía.

Y cuando se van los puntos... me hago carne de la herida. Para vivir más, para encender las velas de un cuarto que ilumina rostros sin ojos y bocas absurdas y exageradas. Como un tumulto de payasos en huelga.

Voy a buscar cada pieza de una noche que se rompió en un alud; cada centavo para abonar un pasaje; cada oportunidad para omitir el duelo de otro instante.

 Se dará el lujo de vivir sin su memoria. Maldita seas, memoria de los que toman una sola parte; toman el rosa y lo vuelven carmín; toman arena y crean vidrio; toman un beso, lo convierten en deidad.

Juegos. Sólo juegos puede ofrecerme la almohada que cobijó mis ideas -y la falta de ellas- durante una vida. Ganar se hace irrelevante: el triunfo es el placer de encontrar tus letras dentro de mis sueños.

jueves, 28 de febrero de 2013

¿La falsa moral? (Algo de madrugada)

Recuerdo que alguna vez, entre los anotadores, calendarios y cuadernos que tuve, leí un proverbio que decía ser indio o árabe y que años después resultaría ser una frase de Isaac Asimov, que rezaba "No permitas que tu sentido de la moral te impida hacer lo que está bien". Vaya a saber cuántas interpretaciones podría tener esa frase. Yo, por supuesto, me quedé con la mía:

-Si yo tengo pensamientos de pelotudo, forro, estafador o cualquier otro calificativo/descriptivo que no sea para nada grato, nunca debo obrar como tal, ya que las conductas propias de las cualidades arriba mencionadas no son aceptadas por nadie, ni siquiera por uno mismo.

Sé lo que está bien y mal en estos tiempos debido a una especie de brújula que todo individuo tiene y que te indica, a grandes rasgos, lo que está bien y lo que no. Y va más allá de lo que me hayan enseñado de chico. Todo ser humano de esta época, quiero creer, que tenga un mínimo de cordura sabe, por ejemplo, que no está bien matar a otro. Que no está bien secuestrar, violar ni robar. Que no es correcto estafar, que no es propio de un caballero ni de una dama el engañar al cónyuge de hecho (hay un pensamiento maquiavélico que asegura que engañar mentalmente a la pareja no es engañar... ). No está bien hablar mal de alguien que no está para defenderse sea por ausencia, sea por fallecimiento. Que no es decente decir mentiras jodidas, mentiras graves. Supongo que estoy dándome a entender.

Lamentablemente no hay remedio para dejar de ser y comportarse como un pelotudo, salvo la experiencia y la capacidad dada por aquélla para camuflar la propia pelotudez. Pero lo que sí puedo hacer es comportarme de una manera en la que jodo a la menor cantidad de gente posible. Por ejemplo, no faltarle el respeto a nadie al hablar o al hacer algo, no engañar a nadie para un propósito malo, no robarle nada a nadie. Todos estas estas no acciones son lo que se puede decir propias de un individuo en teoría "educado en la moralidad". Las oportunidades no son, ni por asomo, iguales para todos. Y haber estudiado en alguna parte no necesariamente educa al individuo en ese sentido. Lo que sí lo forma moralmente es la familia, esté compuesta como esté, primero y el entorno después. Con todo esto, estoy posicionándome en que comportarme de las maneras arriba escritas me convierte en un individuo educado (me voy a referir con este término a "educado en la moralidad" desde ahora). No quiero confundir esta moralidad con el respeto a las reglas de convivencia en un grupo humano, tales como respetar ciertos modales en transportes y espacios públicos, respetar señales de tránsito (aunque ésta es discutible), evitar tirar basura en la vía pública, levantar los desechos de tu mascota y otras cosas que en este momento no tengo en mente. Son dos cosas distintas, la moralidad y la conducta cívica, cuya educación en este último caso puede ser también impartida en un colegio o por el gobierno mismo, con la misma intensidad que en la familia. Podés ser un violador que respeta todos los semáforos y levanta los soretes del perro, así como podés ser híper honesto y dejar un rastro de basura en la calle. El famoso "lo cortés no quita lo valiente".

Si la conducta cívica no determina que seas una persona de bien, ya que sabés que con cada acción que cometas en la calle va a haber una consecuencia, ¿por qué iba la moralidad determinar que fueras una persona buena? Un ejemplo que libera: me ha pasado de haber encontrado dinero ajeno tirado en la calle. La cantidad me alcanzaba para salvarme una semana, ¿me lo hubiera quedado? Sí ¿Por qué no me lo quedé? porque no era mío. Está claro que lo que hago es más importante que lo que pienso para el universo entero, ninguna idea se quedó con dinero ajeno (por el contrario, varios hicieron dinero con ideas ajenas).Pero si pienso en quedarme con ese dinero, aunque después no me lo quede. Eso ¿me hace un ser falso? ¿O estoy en presencia de una falsa moral? Hasta donde tengo entendido, la falsa moral es pensar una cosa y hacer otra. ¿Cuántas personas que han hecho lo que los demás creen correcto piensan que eso no es correcto? Ese tipo de falsa moral ¿Es buena? ¿Se puede ser honesto pensando de una manera y obrar de otra?



Venía queriendo escribir acerca de un beso que aconteció hace ya casi dos años, soy un masoquista. Toda esta catarsis venía a lo ¿Habré estado bien al no insistirle nunca más, quedándome sin joder en las sombras? Lo más probable es que esté bien, porque a nadie más le importa. Lo que le importa al mundo respecto de una persona suele no ser moral.







miércoles, 6 de febrero de 2013

Declaración

(Originalmente escrito la madrugada del 31 de enero y publicado en otros dos lugares).

Volví al insomnio no inducido, queridísima noche. Mis pestañas fueron las rejas que, limadas, permanecieron abiertas, dejándome ver una luna más blanca. Las sábanas no pudieron retenerme y fue entonces cuando me aproximé a ella, tan bipolar y sin alba. Le conté que me estaba convirtiendo en un submarino. Diluido en su océano turbio, me expresé lo más claro posible:


"Me gustan los garabatos que pinta tu pelo, tomando los colores del viento. Casi puedo ver el cielo que sólo alrededor tuyo existe, lo demás es una hoja que espera el trazo lento y matizado de tu andar. No hay bocetos, no hay líneas rectas. Hay únicamente un degradé que indica por dónde estuviste".