Páginas

jueves, 9 de octubre de 2014

Punta a punta

Abrime otra vez, desde la frente hasta el talón izquierdo.
Siempre el izquierdo porque no hay otra forma de concebir mi existencia.
Y encerrame para ya no ver más que las paredes de colores chillones.
Deseo ser distraído por tu arte.
Anhelo ser instruído por tu voluntad tan diligente.
Pero todo esto si es que no sos un holograma.
De otra forma, despidámonos de día y sin gris,
porque con penumbras o con tormentas nadie puede irse.

No hay comentarios: