Páginas

miércoles, 1 de octubre de 2014

Sin título

En particular, parece que ya pasaron más de ocho estaciones, todas ellas con características distintas. Una lluvia sin agua, vientos huracanados, una tundra helada. Erupciones volcánicas. Calor húmedo, frío cortante, algunas ventiscas a la madrugada, tornados débiles que sacudieron las noches. Todo eso en este microclima que ocupa un metro setenta, quizás un poco menos si el orgullo cede, de alto y una masa no calculada, por falta de conocimientos en la materia.

No hay comentarios: